BAJO LA FRAZADA ROSADA

8 augusti 2005 at 12:21 f m

Inspirada en el libro “under det rosa täcket” de Nina Björk.
(Como no he encontrado este libro en español, pongo aquí unas de las ideas claves)

No hay duda de qué sexo tiene el bebé bajo la frazada rosada o celeste. Cuando vemos el color rosado balbucimos automáticamente femenino y tocamos el bebé con cuidado – ya que es niña es mucho más frágil ¿no? E intensamente ya entonces empezamos el entrenamiento social de la chica a ser una mujer emocionalmente bien entrenada. Todo sin saberlo! Y después sigue. La chica es entrenada física y psíquicamente desde que nace. Debe de tomar responsabilidad, obedecer, tener sentimientos fuertes, recordar los cumpleaños, portarse bien, tener relaciones cercanas, ser dependiente, complacer, no hacer ruido ni molestar – y por lo tanto vivir sus sentimientos por dentro. Ella es entrenada para comunicar a través del diálogo, entender a los demás antes de a sí misma y es llamada a sentir miedo por los conflictos y el poder. Mucho de esto, que es exagerado en la educación de las niñas, falta por completo en la educación de los varones. No es sin razones que un 95% de los crímenes de violencia son cometidos por varones.

Como adulta la chica corre por lo tanto riesgo de ser autoexterminante, padecer de autoestima muy baja, sentir presión por ser siempre hábil, no poder terminar con un marido que la maltrata y automáticamente dar un paso para atrás en las situaciones sociales, laborales y políticas. Para el resto de su vida también va a ser experta en leer los sentimientos de sus prójimos. Muchísimas mujeres – en todo el mundo – se ponen siempre a sí mismas en segundo lugar. Y todo eso por culpa de la educación femenina que empieza ya bajo de la frazada rosada.

Durante toda la existencia hermanos, padres, amigos, profesores, compañeros, novio, el mismo trabajo, el jefe y luego el marido y los hijos son lo más importante. Complacer es el motor de la conducta de la mujer y – interesante! – crea una represión. Ser feminista no complace. Resistir lo que la sociedad, los comercios, el marido, el patriarcato (tal vez está mal escrito, y es porque – curiosamente – no existe en ningún diccionario que tengo) quieren – tampoco complace.

SER MUJER
Lo más importante que tienen que aprender las chicas, hoy en día, no es más ”lo sensible”. Es: Mujer joven. Sos tu cuerpo. La objetificación que empieza ya con las frazadas sigue día y noche, año tras año de todos lados.

Nunca antes las chicas, las muchachas, las señoras y las viejas han estado rodeadas de tantos mensajes de apariencia y comportamiento. El comercialismo se ha agrandado a lo largo y a lo ancho. Y por eso se ha vuelto más complicado y más contradictorio. Una chica hoy no sólo tiene que tener muy buenas notas, comer muy poco pero igual tener tetas grandes, seguir la moda, tener novio a los 13 años, tener una casa divina, tal vez un jardín – bien cuidado, ser una amante sensual y a la vez no tener sexo y ser madre. A lo mejor debería también tener una carrera importante completada, y todo eso preferible antes de los 25 años.

Feminidad tradicional suave, sexy 24 horas por día y a la vez trabajar más duro que cualquier hombre en la caja de un supermercado, llevando toneladas de productos cada día, o toneladas de viejos, enfermos y niños en casas, hospitales y guarderías.

Tras esto hay fuerzas comerciales muy agresivas que ya trabajan con la nena en su carrito. La meta es segmentar a la raza humana (ahora llamada consumidores) en diferentes sexos y edades. Durante los últimos años hemos visto no sólo en revistas como la horrorosa Barbie para las niñas y Viva para las mujeres, sino en casi todas las revistas, todos los canales de televisión, los concursos de belleza , miss esto y miss lo otro, la industria de cirugía plástica, compañías de maquillaje, agencias de publicidad, fabricantes de ropa y de cositas, directores de películas, los que venden conceptos de tele y todas las otras empresas multinacionales que se están aprovechando de que la autoestima de las mujeres esté bajando.

Olvídense también de la variación, variación es – si todavía existe – para hombres. Estamos a tiempos de individualismo y diversidad, y significa, parece, que todas tenemos la libertad de ser iguales. Hay un molde no sólo de cuerpo y pelo sino también de tetas, narices y hasta rodillas.
Imagínense qué rápido fue cambiarles a todas las mujeres con posibilidades económicas en clones! Un ejército de Barbies.

”Ooops y wow” dicen los hombres cuando pasan las niñas que parecen de 20 pero tienen 11.

SER FEMENINA
Cómo es una mujer femenina? Algo que se pone con maquillaje y por lo tanto no algo natural. Una mujer sin crema y pintura no es femenina, tal vez es feminista o lesbiana, por que no quiere ser muy linda. Una mujer con pollera y tacos altos sí es femenina. Para ser muy femenina se necesitan joyas, uñas largas, lápiz de labios, perfume y tal vez una pequeña cartera. Es por eso que los travestis muchas veces son más femeninos que las mujeres. Por que se esfuerzan más en hacer teatro.

Cuando es ”permitido ser mujer”, no se trata ni un segundo de dejarle al cuerpo femenino ser como es, sino cuando una mujer tiene suficiente tiempo y dinero como para mejorar y cuidar cada parte de su cuerpo.

Para parecer femenino el cuerpo de una mujer tiene que ser modificado. O sea, no es femenino sólo porque pertenece a una mujer. Un ejemplo es la depilación. La idea de que las mujeres adultas tienen pelo bajo los brazos no ha llegado a la moda natural. Las diferencias entre los sexos obviamente no son tan fundamentales como para aguantar que las mujeres también tengan pelos en las piernas.

Ser mujer desgraciadamente no sólo se trata de ponerse maquillaje o depilarse, sino también se trata de que la gente no crea que podés o tenés la capacidad de hacer ciertas cosas, o que yo misma me lo crea.

En la discusión de la fijación de una cuota a las mujeres no se puede pensar que estamos viviendo en una sociedad igualitaria o democrática, sino que vivimos en un patriarcado. Por qué enojarse de que las mujeres reciban algunos pocos puestos altos reservados por que son mujeres, cuando los hombres en todos estos años han tenido tantos puestos reservados sólo por ser hombres? Ya no hay injusticia en las leyes, pero esto no significa para nada que hay justicia.

Pero por qué todavía existen las injusticias? Más allá de que siempre son las mujeres las que se quedan embarazadas, las que amamantan, las que tiene la mayor responsabilidad para los niños y la casa, la educación de niños y niñas es la culpable. Por ejemplo reciben los varones más atención en la escuela. Las chicas muchas veces tienen mejores notas, son más hábiles etc., pero no aprenden hacerse escuchar, sino que aprenden que sus opiniones no valen tanto como las de los varones. Los niños reciben material escolar que da una imagen del mundo de los hombres, y aprenden a identificarse con la historia de los hombres – ya que es más importante. En los ejemplos de todas las materias de la escuela se muestra con mucha claridad cómo deben ser una mujer y un hombre. Siempre son las mujeres las que limpian y los hombres que hacen las cosas importantes.

POR QUÉ DEJAMOS QUE SUCEDA ESTO?
Las mujeres se deciden no ser directores, ellas mismas deciden ser sumisas y amas de casas. Muy pocas veces hay alguien que las obligue. Hay un ”contrato patriarcal” que hombres Y mujeres han firmado. Y por eso la subordinación voluntaria no es vista como opresión. Este contrato se contradice, dice: ”feminidad es congénito” y eso es una verdad tan dura como: ”lo primero que una chica tiene que aprender es de ser femenina”

Ylva Elvin-Nowak, científica de psicología:
”La mujer de hoy tiene más posibilidades de tener su feminidad positivamente confirmada si logra presentarla como algo que no sea subordinación. Con mucho gusto una elección propia que corresponde a su ”personalidad”. Independencia combinada con subordinación es más provechoso.”

Y entonces, cómo podemos cambiar algo? En la redacción de la psicoanalítica y lingüista francesa Julia Kristeva “Le temps des femmes” se discute tres niveles del feminismo: uno en cual mujeres quieren ser iguales que los hombres con respecto a la política y a la economía, uno en cuál las mujeres quieren ser diferentes pero que valgan igual las características y los trabajos femeninos y un tercero en dónde las ideas de “hombres” y “mujeres” se descompongan, que para mí es la meta final.

La palabra ”mujer” no podría formar mi vida como la hace hoy si no es nada más que una definición – una persona con vagina y senos. Si se pudiera mostrar que los sexos son culturalmente construidos, las expectativas de como deben ser, o hasta de cómo son, se podría tirar la frazada rosada en la basura.

Que mujeres en Latinoamérica y Europa tengan el derecho de votar es algo natural pensamos. Pero como saben, no siempre ha sido así. Lo que parece imposible hoy, tal vez sea algo natural para la próxima generación, o a la que sigue. Pensar que una persona puede ser nacida en este mundo sin tener su identidad según lo que tiene entrepiernas es la próxima imposibilidad por hacerlo real.

Entry filed under: politik. Tags: , .

Con este culo, te invito a cagar en casa Nya farliga länkar!


Twitter

Kategorier


%d bloggare gillar detta: